Importancia de la Fibra Dietética en el Control Metabólico

La fibra dietética, usualmente ha sido relacionada a la salud, principalmente a la salud digestiva, sin embargo, su consumo tiene múltiples beneficios, entre estos su influencia en el metabolismo de las grasas y los carbohidratos, que a su vez contribuye a alcanzar un peso saludable y se asocia con la disminución de enfermedades cardiovasculares. 

Existen dos tipos de fibra: la fibra soluble, la cual, podemos encontrar en alimentos como la avena, la linaza, la chía, frutas, vegetales, leguminosas; y la fibra insoluble que se encuentra en alimentos como semillas, frutos secos, vegetales con hoja verde y alimentos de grano entero (integrales) 

La fibra soluble, contribuye a enlentecer el vaciamiento gástrico, consiguiendo, una absorción de carbohidratos más lenta en el intestino, que a su vez contribuye en el control de los niveles de glucosa en sangre, evitando cambios abruptos en la glicemia.  

Este tipo de fibra influye en el metabolismo de los lípidos siendo efectiva para reducir las concentraciones de colesterol en sangre, así como en el hígado. La fibra disminuye la absorción intestinal de grasas y su producción en el hígado, lo que tiene un efecto en la disminución de colesterol en sangre, estos efectos disminuyen el riesgo de enfermedades cardíacas. 

Por otra parte, la fibra dietética al favorecer el enlentecimiento del vaciamiento gástrico permite aumentar la sensación de saciedad, evitando el consumo de exceso de calorías de los alimentos y por ende disminuyendo el riesgo de obesidad. 

La fibra insoluble contribuye en el metabolismo de los alimentos a nivel intestinal, ya que, mejora el tránsito intestinal previniendo problemas como estreñimiento, hemorroides y diverticulosis; a su vez, el buen funcionamiento del intestino se relaciona con un mejor metabolismo y por ende en la prevención de la obesidad. 

Se recomienda un consumo diario entre 25 a 30 gramos entre fibra soluble e insoluble para la óptima salud y control metabólico.

Elaborado por: 

Dra. Kimberlyn Rodríguez Ramírez CPN 679-10. Nutricionista & Educadora en Diabetes. Hospital Universal, Cartago

Comentar publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *