Masa Muscular, el mejor amigo para la vejez

El término “sarcopenia” fue acuñado por Irwin Rosenberg (1989) para referirse a la pérdida de masa músculo-esquelética, relacionada con el envejecimiento. La intención de esta definición es proporcionar una descripción general evolutiva de la investigación de la misma desde 1989, teniendo claro su origen. Es muy importante que podamos trabajar para hacer que este deterioro sea lo más lento posible. La masa muscular disminuye aproximadamente entre un 3 y un 8% por década después de los 30 años, y esta tasa de disminución es aún mayor después de los 60 años.

En un estudio realizado en “la escuela de medicina de Penn State University” nos arrojo unos excelentes datos Los adultos mayores que entrenaban fuerza al menos dos veces por semana tenían un 46 por ciento menos de probabilidades de morir por cualquier motivo que los que no lo hacían. También tenían un 41 por ciento menos de probabilidades de muerte cardíaca y un 19 por ciento menos de probabilidades de morir de cáncer”

Este deterioro nos lleva a  la pérdida de la funcionalidad y fuerza,  y con esto los adultos pueden perder su independencia, teniendo así repercusiones sicológicas y emocionales.

El tratamiento a este padecimiento está en manos de cada uno de nosotros durmiendo entre 7 y 9 horas por día, comiendo de una manera adecuada, moviéndonos y acumulando aproximadamente 7500 pasos por día, y realizando entrenamiento de fuerza dos días por semana.

Para iniciar este camino, es muy importante consultar a un especialista en salud que nos pueda ayudar a formar una estructura. Una vez hecho esto, inicie con cambios paulatinos que sean sostenibles en el tiempo, sabiendo y teniendo claro que para consolidar un nuevo hábito necesitamos 66 días ejecutando esa acción, para que sea parte de nuestro estilo de vida.

Es muy importante recordar, que mejorar nuestra calidad de vida no es una carrera de velocidad, por el contrario es una carrera de resistencia que debemos hacerla perdurable a lo largo de toda la vida.

Cierro con una hermosa frase de Hipocrates padre de la medicina “Antes de curar a alguien, pregúntale si está dispuesto a renunciar a las cosas que le enfermaron

Un estilo de vida saludable solo depende de nuestras decisiones!

Lic. Fabián Calvo Campos

Terapeuta Físico y Entrenador de Condición y Fuerza

Comentar publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *