La Importancia de la Vitamina D en Nuestra Salud

¿Qué es la vitamina D?
La vitamina D, conocida popularmente como la vitamina del sol, es un nutriente necesario para la salud y mantener los huesos fuertes.

A pesar de que vivimos en el trópico y contamos con abundante sol, nuestra población costarricense presenta gran deficiencia. Cada vez existe más evidencia científica que asocia el déficit de vitamina D a entidades patológicas como son, diferentes tipos de tumores (fundamentalmente colon, mama y próstata), alteraciones inmunológicas (especialmente esclerosis múltiple), obesidad, síndrome metabólico, insulinorresistencia, enfermedad cardiovascular, procesos infecciosos (sobre todo tuberculosis), alteraciones musculares y caídas.

Niveles muy bajos de vitamina D (inferiores 10ng/ml) se asocian a problemas óseos como raquitismo en niños y osteomalacia en adultos.

Además, los músculos requieren esta vitamina para el movimiento.
Por ejemplo, los nervios la necesitan para transmitir mensajes entre el cerebro y cada parte del cuerpo, y el sistema inmunológico emplea la vitamina D para combatir los virus y bacterias que lo invaden; por lo que también es primordial para protegerse en estos tiempos de COVID.

¿Cuánta vitamina D necesito?
Es muy importante realizarse una prueba de sangre para conocer sus concentraciones de 25(OH)D3, con el fin de alcanzar las concentraciones adecuadas y evitar estas asociaciones. Existen autores que aconsejan que sean de 30ng/ml, aunque recientemente ha sido publicado por el Institute of Medicine que con concentraciones de 20ng/ml sería suficiente ante la evidencia actual.

¿Qué alimentos son fuente de vitamina D?
Hay muy pocos alimentos que contienen vitamina D de forma natural. La mejor fuente es el pescado graso como el salmón, el atún y el aceite de bacalao. En menor cantidad, se puede encontrar en la yema del huevo y en alimento fortificados como la leche y algunos cereales de desayuno.

¿Aporta vitamina D la luz del sol?
La piel produce vitamina D al exponerse directamente a la luz solar. La piel expuesta a la luz solar en ambientes interiores, a través de una ventana, no produce vitamina D. Los días nublados, la sombra, la piel de color oscuro, el
uso de bloqueadores, sombreros y ropa de manga larga y pantalón largo, también reducen la cantidad de vitamina D que produce la piel.

*La información contenida en esta hoja informativa no sustituye la asesoría nutricional. Le recomendamos que lo consulte con su profesional de salud.

Elaborado por: MSc. María Pía Gutiérrez
CPN 2268-16

Este artículo fue publicado en y taggeado .

Comentar publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *